Follow by Email

viernes, 8 de julio de 2011

La curiosidad mató al gato


Pero al ser humano casi siempre le ha beneficiado ser curioso, especialmente en algunos casos. Está bien ser los suficientemente curiosos como para enterarnos de esos pequeños derechos que desconocemos. Hay muchos, insignificantes... y por ello nunca los tenemos en cuenta y en muchas ocasiones incluso los desconocemos.



Por ejemplo, ¿cuántos hemos escondido una bolsa de palomitas al modo contrabando para entrar en el cine?...  Pues tales azañas de 007 son absolutamente innecesarias porque en realidad es ILEGAL que no te permitan entrar con cualquier alimento o bebida aunque no esté comprado en la tienda de los cines, siempre y cuando sí coincida con lo que venden en la propia tienda. Es decir, puedo llevarme una bolsa de palomitas, golosinas o coca cola porque lo venden allí, pero obviamente no me puedo llevar una tapa de pulpo á feria jeje. Así que no es necesario esconderlo ni mucho menos. En caso de que te pusieran alguna traba para hacerlo o te lo impidieran de manera directa, solicita la hoja de reclamaciones (que debes cumplimentar en el acto y en presencia de algún trabajador de la susodicha empresa).



Otra de esas pequeñas cosas que algunos desconocemos son los plazos de garantía de algunos productos. Ha sido sonado por ejemplo el caso de la empresa Sony que vendía productos electrónicos a los que les daba una única garantía de un año por parte del fabricante e insinuaba que el otro año lo garantizaría la empresa vendedora. Esto es una ilegalidad bastante bestia. En España y dentro de la comunidad Europea las leyes en cuanto a este tipo de productos son muy claras y concisas, las garantías de cualquier producto electrónico serán mínimo de dos años de duración a partir de la compra del producto y cualquier otra actuación en este ámbito incurrirá en una ilegalidad.

Veámos los siguientes ejemplos: 1.Pepito compra una PSP y al cabo de un año deja de funcionar. A acudirá al establecimiento dónde la adquirió y solicitara su arreglo, en caso de que le negasen este derecho deberá acudir al ministerio de consumo.



2. Fulanito compra una PSP y al cabo de un año, ésta deja de funciona por un fallo del fabricante. La PSP se envía a fábrica y se devuelve en correcto funcionamiento. Al ser un fallo del fabricante, volveríamos a disponer del plazo completo de garantía de 2 Años.

No hay comentarios: